1.26.2005

Tres exposiciones interesantes

Leo Villareal. “Paisajes”.
Galería Javier López (Madrid) hasta el 24.2


(transcripción nota de prensa)

El trabajo de Leo Villareal, de origen mejicano y afincado en Nueva York, se sirve de la luz para crear obras a medio camino entre la escultura y la pintura. Desde sus primeras obras sencillas, realizadas con bombillas en cajas de plexiglás pintado y un circuito eléctrico sencillo, su obra ha ganado en complejidad manteniéndose siempre en el filo de la tecnología punta.


Inspirado por el matemático John Conway y su Game of Life, Leo Villareal ha desarrollado en los últimos años un programa informático para manejar tubos rellenos de LED (diodos emisores de luz) rojos, verdes y azules que, modulados individualmente, producen una gama de 16 millones de colores posibles. El programa utiliza sus propios parámetros, para gobernar una serie de agentes autónomos dentro de una matriz.

.
Leo Villareal. "Cashig rainbow".

A medida que los agentes exploran su terreno y se encuentran unos con otros, emerge un sistema complejo, que se manifiesta como un organismo más extenso en funcionamiento. A veces, las abstracciones resultantes recuerdan a los gráficos de baja resolución de los juegos de vídeos primitivos; otras, el movimiento sugiere algo más orgánico, como los reflejos de una superficie de agua ondulante. Las capas de los múltiples sistemas manifiestan efectos ópticos casi hipnóticos, que empujan y tíran del plano pictórico.


Leo Villareal. "Metratron"

El espectador, poco a poco, va obviando los tubos que contienen los LED y se va dejando llevar por los ritmos y las formas en movimiento que van creando los diodos. El resultado está así cargado de un fuerte contenido poético, con resonancias orgánicas.

En su última obra Paisajes que presentamos en esta ocasión, vuelve a las cajas de sus primeras obras, que difuminan la emisión de los tubos de LED creando así un efecto paisajístico. Leo Villareal ha recibido numerosos encargos públicos y ha realizado instalaciones "site-specific" en lugares como Toulouse, Francia, en ocasión de la celebración del Printemps de Septembre; para el Palm Beach Institute of Contemporary Art en la Florida; o en la estación Grand Central de Nueva York. En su última instalación, Supercluster, realizada en el 2004 para el PS1, Contemporary Art Center MOMA, en Long Island, el artista diseñó una estructura formada por 640 LED, de tamaño monumental, cubriendo el exterior del edificio.


Leo Villareal. "Untitled".

En febrero de este año participará en la exposición Visual Music 1905-2005, que se inaugurará en el Los Angeles Museum of Contemporary Art, Los Angeles, California (LACMA) para posteriormente viajar al Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, de Washington D.C.


Tanyth Berkeley, "Love Parade,"
Bellwether Gallery. (NY). Del 6 de enero al 5 de febrero 2005


Nos informan desde fromthe floor de la nueva exposición de Tanyth Berkeley en la galleria Bellwether Gallery de NY. Se trata de una serie de fotografías de formato grande de los extrañísimos participantes de la “Love Parade” que nos propone la artista. Una marcha del amor donde desfilan personas que Tanyth Berkeley ha encontrado en la calle o en el metro. Sujetos que detenten la “más pura y única belleza natural”



Tanith Berkeley, "Grace", 2003



La serie “Orchidaceae” retrata personajes físicamente únicos. Albinos, pelirrojos o rostros con rasgos asimétricos se convierten en personajes mágicos y misteriosos a través de la cámara de Berkeley. Su cuidada elección de la luz exagera la expresividad de los jóvenes rostros y dota de una pasmosa ingravidez a los peinados.

La exposición incluye los videos Serenade y Bird de la artista que añaden narratividad a la dimensión metafórica de la presentación.



Tanith Berkeley, "Deana", 2004

Uno de los haberes ajenos a su producción artística propia es el haber participado en la Cremaster series de Matthew Barney. Tanyth interpretaba a una azafata vestida de rojo en el primer capítulo de la serie.


Ester Partegàs. "Barricadas"
Galería Helga de Alvear. 20 de Enero al 5 de marzo 2005

El siglo XXI se podría calificar como el del triunfo de los no-lugares; aeropuertos, centros comerciales, plazas, salas de espera... Lugares repletos de estímulos comerciales pero carentes de cualquier referencia humana, donde las relaciones entre individuos se convierten en anecdóticas y vacías de significado. Ester Partegàs (La Garriga, Barcelona, 1961) reflexiona en su obra sobre estos conceptos, o las maneras de subvertirlos.


Ester Partegàs. Everything I don't want to be, 2004

Actualmente presenta la serie barricadas, un trabajo donde muestra cubos de basura atestados, como metáforas de miedos personales. Partegàs se cuestiona sobre la normalidad de estos elementos en nuestros espacios públicos y vindica su vertiente antropomórfica, sus implicaciones políticas y emocionales. Ante la visión de un cubo repleto nos cuestionamos sobre los elementos descartables de nuestra vida, de todos aquellos desechos que generamos para poder sobrevivir en la sociedad contemporánea y que finalmente constituyen barricadas, que obstruyen nuestro avance.


Ester Partegàs. Today, what is the revolution for, 2004


“Barricadas” consiste en una serie de trabajos realizados tanto en pintura, dibujo y escultura. A partir de transparencias, colores y diferentes tonalidades de negro, vemos imágenes sobrepuestas de cubos de basura repletos. El brillo de las superficies donde ellos se aplica hace un juego de reflejos donde el espectador se siente atraído hacia lsa formas y colores que surgen de los cubos.
Ester Partegàs estudió bellas artes en la Universidad de Barcelona. Actualemente vive y trabaja en NY. Ha expuesto en solitario en el Centre d’art Santa Mònica (Barcelona), PSI Contemporary art center (NY) o el el Whitney Museum de Altria. Ha conseguido el Premio Generación 2004 concedido por Obra social Caja Madrid